Latinoamérica está lista para un “boom” de pagos digitales

Aron Schwarzkopf

CEO @ Kushki

septiembre 17, 2019

Las soluciones de tecnología financiera están surgiendo rápidamente alrededor de América Latina. Si bien la adopción de fintech varía de un país a otro, toda la región está acercándose a tecnologías mejoradas y opciones bancarias innovadoras.

Este crecimiento se observa tanto en la inversión de capital de riesgo, así como en los cambios locales. Las fintechs latinoamericanas recibieron más de US $ 600 millones en inversion VC solo en 2017. De ese grupo, el 56% eran startups de pagos y remesas. En 2018, de todas las inversiones de capital de riesgo en América Latina, el 25% estaba relacionado con fintech.

La industria de los pagos es muy diferente en Latinoamérica comparado con los Estados Unidos o Europa. Aunque pagar en línea puede ser bastante fácil para alguien en EEUU, es mucho más complejo en América Latina. Para comparar, sólo alrededor del 6.5% de los hogares en los Estados Unidos no tienen una cuenta bancaria. Por mientras, hasta 2018, menos de la mitad de la población en América Latina tenía acceso a una cuenta bancaria o tarjeta de débito, aunque este número ya está disminuyendo.

Sin embargo, ahora que casi el 50% de la población tiene un smartphone, existe más presión para ofrecer más opciones de pago digital. Por eso, estamos en el momento adecuado para un boom de pagos digitales en Latinoamérica.

Nuevas soluciones para los no bancarizados

Abrir una cuenta bancaria tradicional en América Latina puede ser un proceso complicado. El proceso pide una prueba de ciudadanía, registros financieros y otra documentación, junto con trámites y demoras burocráticos. Aunque la demanda para la banca tradicional no ha subido mucho, hoy en día existen una gran cantidad de opciones alternativas que satisfacen las necesidades bancarias de la población.

Los neobancos, por ejemplo, son bancos móviles, sin sucursales, que se centran principalmente en las necesidades de los consumidores. Los neobancos ofrecen a la población no bancarizada un acceso más fácil a los servicios financieros y han surgido en toda la región. El neobanco principal de Brasil es Nubank, Argentina tiene Ualá y en México, muchos usan albo o Cuenca. Cada neobanco ofrece diferentes soluciones financieras. Nubank cuenta con una oferta muy amplia, incluyendo una tarjeta de crédito, un sistema de puntos de fidelidad, una cuenta de ahorros digital y más. Aunque las otras opciones solo ofrecen una tarjeta de débito o una tarjeta de crédito prepagada, todos los neobancos brindan a sus usuarios unos servicios bancarios digitales, como el pago de facturas en línea y las transferencias online. Los neobancos están bancarizando a los no bancarizados y están estimulando el crecimiento de las opciones de pago digital en América Latina.

El aumento de la facturación electrónica

Para el mercado B2B, el aumento de la facturación electrónica también ha ayudado a aumentar la necesidad para y la adopción de los pagos digitales. La facturación electrónica es un sistema de facturación digital que está ganando popularidad en América Latina.

En comparación, en los Estados Unidos hay más de 150 proveedores de soluciones automatizadas de facturación electrónica, pero solo el 38% de las compañías estadounidenses utilizan facturas electrónicas. En países como Brasil, Chile y México, las tasas de facturación electrónica están arriba del del 90%. La adopción de esta tecnología en Chile es particularmente impresionante. El país implementó la facturación electrónica obligatoria en el 2003, y ahora más del 97% las facturas se archivan electrónicamente.

La facturación electrónica puede ayudar a las empresas a ahorrar tiempo y recursos además de facilitar que las facturas se paguen más rápido. Ahora que las facturas son digitales, es poco sorprendente que las empresas están buscando una solución de pago digital para complementar este cambio. Si bien el pago digital aún no está tan común en Latinoamérica, el hecho de que la región sea líder mundial en facturación electrónica significa que la región está actualmente experimentando un boom de tecnologías financieras, lo que incluye los pagos digitales.

Soluciones de pago transfronterizo

Latinoamerica sufre de un problema que tienen casi todas las compañías globales: los pagos transfronterizos. En los negocios B2C, los clientes pueden encontrar confuso o costoso el comprar productos del extranjero. Para las empresas B2B, a medida que más empresas se expanden en América Latina e ingresan a nuevos mercados, el recibir pagos de otras empresas y de los consumidores se ha convertido en un desafío. Las regulaciones locales varían de un país a otro, sin mencionar las barreras culturales que dificultan cualquier expansión transfronteriza.

La forma tradicional de resolver este problema es a través de los bancos que tienen presencia en toda la región. Sin embargo, la falta de transparencia y los altos costos de conversión han dificultado el uso de esa solución. Las soluciones de pago transfronterizo han surgido alrededor de América Latina para resolver este problema.

Adoptando soluciones de pago digital en Latinoamerica

Debido al aumento de los neobancos, la facturación electrónica y los pagos transfronterizos, Latinoamérica está lista para adoptar los pagos digitales. La demanda de los consumidores y las empresas para soluciones de pagos digitales también ayudará a fomentar el crecimiento de esta industria. Un desafío para esta industria será la prevención del fraude. El miedo al fraude y la falta de confianza es una de las principales razones por las que muchos consumidores en América Latina se han alejado de los bancos tradicionales. Sin embargo, muchos gobiernos latinoamericanos están utilizando la biometría para prevenir el fraude y aumentar la transparencia. Y las soluciones de pago en línea también están implementando medidas de seguridad para evitar el phishing y los ataques cibernéticos.

Además, dada la alta tasa de adopción de criptomonedas en América Latina, está claro que la región ya está experimentando un boom de tecnología financiera. En países como Argentina, Brasil y Venezuela, la criptomoneda ofrece una forma alternativa y abierta de transferir dinero, invertir y pagar bienes. Si bien las nuevas empresas de criptomonedas aún enfrentan grandes retos, como las regulaciones gubernamentales, el uso de Bitcoin en América Latina muestra un interés creciente en las opciones de pago digital.

Este artículo apareció originalmente en inglés en Nasdaq.