Las fintech transformarán la industria de los viajes

noviembre 04, 2019

Se dice que la tecnología está achicando el mundo al facilitar conexiones, transacciones y experiencias compartidas. Un resultado de este aumento de la conciencia mundial y la conexión es un creciente interés en los viajes. Aunque la mayoría del mundo nunca ha viajado en avión, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) predice que la demanda de viajes aéreos se duplicará en los próximos 20 años.

En América Latina, la industria de los viajes está creciendo constantemente. De 2016 a 2017, la actividad económica relacionada con este sector aumentó un 8,7%, generando 336 mil millones de dólares en toda la región. De acuerdo con las predicciones globales, la IATA espera que el número de pasajeros en Latinoamérica aumentará en 345 millones, casi duplicando el volumen actual.

Además de un mayor número de viajes, otras tendencias están surgiendo en América Latina, como el El “volunturismo”, donde los viajeros donan su tiempo a las comunidades que visitan. El interés en los viajes de aventura extrema también está aumentando, y las actividades como el parapente, el buceo, el rafting y el ciclismo de montaña están subiendo en popularidad.

También hay una creciente demanda para personalizar viajes, ajustándose a personas de todas las edades y tener experiencias “auténticas”. Algunas personas quieren escaparse del ajetreo de la vida diaria y buscan oportunidades para desconectarse y concentrarse en su bienestar a través de retiros, yoga y meditación; mientras que otras quieren trabajar de forma remota desde lugares nuevos y exóticos y esperan una buen conexión a internet y espacios de trabajo cómodos. Todas estas nuevas formas de viaje están creando oportunidades para nuevos actores en el mercado y fomentando el crecimiento de la industria de viajes de América Latina.

Todo esto, ha creado la necesidad de mejorar la infraestructura de viajes. De modo que es necesario simplificar el proceso de planificación de viajes. Los proveedores tradicionales de la industria, como las empresas de alojamiento, transporte y turismo, están cambiando sus sistemas como respuesta a estas nuevas tendencias.

Otra área que está cambiando la facilidad y la accesibilidad de los viajes en América Latina son las soluciones de tecnología financiera (fintech). Al mejorar las transacciones transfronterizas y permitir pagos móviles, las plataformas fintech están ayudando a la industria de viajes crecer en Latinoamérica.

El estado de las fintech en Latinoamérica

Dado que la clase media en LatAm crece y tiene más acceso a internet, ha habido un cambio en el protagonismo de los métodos de pago digital. El informe de pagos globales de Worldpay predice un crecimiento del 19% para el mercado de comercio electrónico latinoamericano, superando el promedio global del 11%. Colombia y Argentina son dos de los tres principales mercados de comercio electrónico de más rápido crecimiento en el mundo.

El potencial del mercado fintech es enorme y ya están surgiendo nuevos competidores. Un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Finnovista muestra 703 nuevas iniciativas fintech en la región. Entre las historias de éxito se encuentran compañías de préstamos que proporcionan fuentes alternativas de fondos para individuos y pequeñas empresas, así como compañías de planificación financiera que ayudan a las personas a administrar su dinero.

Además, la creciente prevalencia de los smartphones en Latinoamérica ha creado un espacio para los pagos móviles y compañías de banca digital, que también están cambiando significativamente el panorama financiero a nivel nacional, regional e internacional. Está claro que esto es solo el comienzo de una ola de tecnología que revolucionará las finanzas en América Latina. Lo que el fintech significa para la industria de viajes La industria de los viajes se beneficiará significativamente de los desarrollos financieros cada vez más globalizados en América Latina.

La digitalización de los pagos facilita realizar transacciones transfronterizas, lo que impacta a todos los que viajan o trabajan con viajeros. Actualmente, Latinoamérica alcanza hasta el 1.35% en el indicador de riesgo de fraude, y por consiguiente es vista como un área que no es segura. Esto significa que los operadores de viajes internacionales deben implementar procesos de autenticación robustos que requieren sistemas de procesamiento de pagos más costosos a través de centros de atención telefónica, o peor aún, una oficina.

Permitir que las personas realicen reservas en línea disminuye su dependencia del efectivo y aumenta la transparencia y la seguridad. Una de las mejores maneras de simplificar este proceso sería implementar sistemas de pago en línea con protocolos de seguridad estrictos y estandarizados (cumplimiento de PCI) y una tasa de conversión justa (detección de fraude).

Además, las capacidades de seguimiento de ubicación y geo-targeting ayudan a controlar el fraude y aumentar la seguridad al permitir comparaciones entre las transacciones comerciales y la ubicación del teléfono del usuario para verificar su identidad. Esto significa que cualquiera puede viajar fácilmente a través de las fronteras y realizar transacciones financieras seguras. Las compañías de viajes frecuentemente se preocupan por los costos en los que incurrirán como resultado de las conversiones de divisas, una preocupación que puede ser aminorada por la integración de fintech. En América Latina, las pérdidas ocasionadas por las bajas tasas de conversión en las ventas de tarjetas de crédito son altas.

Si pudiéramos simplificar ese sistema, los viajeros también verían costos reducidos. Como resultado de los beneficios para el viajero, los pagos transfronterizos probablemente conducirán a un mayor gasto en viajes, lo que dará un impulso a toda la industria.

Los pagos móviles también permiten a los viajeros hacer y pagar sus planes durante su viaje. Aunque la conectividad está aumentando en América Latina, hay oportunidades que todavía no están tan disponibles (o fáciles de encontrar) en línea. Permitir que las personas ajusten sus planes una vez que ya están viajando podría llevar a los viajeros a nuevos lugares, ciudades y países y estimular la industria de viajes en toda la región.

Además, a medida que los servicios y proveedores trasladen sus ofertas al espacio digital, tanto los clientes como los competidores tendrán más oportunidades para comparar precios. Esto fomentará la competencia e impulsará a los proveedores a mejorar sus servicios y precios. Muchos viajeros ahora esperan opciones móviles, y las empresas de tecnología financiera están ofreciéndolas en toda la región.

Las startups de viajes también pueden beneficiarse de los avances de fintech. El acceso ampliado a alternativas de financiamiento a través de nuevas compañías de préstamos puede dar a las startups el impulso que necesitan para tener éxito lo que, por consiguiente, ampliará la industria de viajes en la región.

La industria de los viajes en Latinoamérica tiene enorme potencial de inversión y crecimiento en los próximos años, ya que el incremento en el número de viajeros y la expansión de las soluciones de fintech crean un ciclo de inversión: los desarrollos de tecnología financiera alentarán el turismo y el dinero proveniente de los viajeros creará empleos, lo que promoverá la inversión y el desarrollo adicional en las industrias de fintech y viajes, perpetuando el ciclo.